miércoles, 21 de septiembre de 2016

El monstruo de colores

Empiezo este post con una imagen mía cargando en brazos al monstruo de colores verde*. Acababa de salir de la librería de comprarlo y estaba realmente emocionada.
Este proyecto que os presento no es nada nuevo. En la red podéis encontrar actividades diversas sobre cómo trabajar el cuento de "El monstruo de colores", pero yo me he decantado por una en especial.



Este año soy tutora del aula de 4 años (con alumnos que ya he llevado el curso anterior) y este verano he estado investigando sobre cómo podía hacer que mis alumnos me transmitiesen sus emociones, sentimientos e inquietudes de una forma fácil, segura y dinámica.

Mi elección ha sido a través de los cuentos y he de decir que en durante estas dos semanas de adaptación los alumnos se han sumergido por completo en las dinámicas que he realizado. Los resultados están siendo muy positivos.

¿De qué trata el cuento y para qué sirve?
Este cuento sirve para trabajar la educación emocional desde edades tempranas.
El protagonista es un monstruo que no sabe bien qué le ocurre. Se ha hecho un lío con las emociones y ahora le toca deshacer el embrollo. Para ello, una niña le ayudará a descubrir cada una de sus emociones hasta llegar a deshacerse del lío.


Este cuento se puede adquirir en cualquier librería puesto que es un libro muy conocido y atractivo para regalar o tener en casa.

Yo he comprado el libro más atractivo y divertido (las páginas son con relieve) y el monstruo de colores verde.





Al comenzar en remarcado que el monstruo de colores que he comprado es verde puesto que existen los peluches en varios colores según las emociones, en azul (tristeza), rojo (furia), amarillo (alegría), rosa (enamoradizo), negro (miedo) y verde (calma). Yo elegí el verde puesto que todas las emociones comienzan desde la calma de todo ser y podemos jugar mucho más con él.
Por ejemplo: Cuando un niño se siente triste, puede abrazar al monstruo para calmarse y elegir cómo se quiere sentir a continuación.


El primer día de clase tenía preparado un regalo en una mesa bastante visible de la clase donde los alumnos pudieron verlo nada más entrar.
Dentro del regalo coloqué al monstruo de colores liado en lanas de colores (simulando las emociones) y el cuento.
A partir de aquí el docente o familiar puede guiar la dinámica.
Yo opté por invitar a los niños a quitar un trocito de papel cada uno. Cuando lo abrieron, uno a uno fueron dándole la bienvenida con un gran abrazo o beso. 
Después llegó mi intervención contando el cuento y visionando la canción de youtube de "El monstruo de colores" en la PDI.



La dinámica gustó muchísimo, los niños no paraban de aplaudir y emocionarse cada vez que el paquete se descubría un poco más.

Después de la presentación, coloreamos al monstruo de colores como más les gustaba y al mismo tiempo decían qué emoción representaba ese color.

Se pueden hacer múltiples dinámicas que yo quiero llevar a cabo a lo largo del curso. Éste ha sido el inicio de un precioso proyecto.

A partir del primer día, los alumnos lo tienen visible en el aula y nos sirve para trabajar las emociones en cualquier situación diaria o para alguna actividad en particular.

Animaros a trabajarlo en casa o en el colegio.







No hay comentarios:

Publicar un comentario