domingo, 23 de octubre de 2016

Materiales para tener en casa

¡Hola familias!

Para terminar la semana, me gustaría recomendaros una serie de materiales para trabajar con los niños en casa.
Son materiales motivadores, divertidos, duraderos y de calidad.
A la hora de comprar materiales para los niños podemos decantarnos por materiales de calidad y duraderos o por materiales caseros y de bajo coste pero que no duran tanto tiempo.
Lo esencial es adquirir materiales de madera, con lacados aptos para niños y que tengan colores vivos.

María Montessori apuntó:
«El niño, con su enorme potencial físico e intelectual, es un milagro frente a nosotros. Este hecho debe ser transmitido a todos los padres, educadores y personas interesadas en niños, porque la educación desde el comienzo de la vida podría cambiar verdaderamente el presente y futuro de la sociedad. Tenemos que tener claro, eso sí, que el desarrollo del potencial humano no está determinado por nosotros. Solo podemos servir al desarrollo del niño, pues este se realiza en un espacio en el que hay leyes que rigen el funcionamiento de cada ser humano y cada desarrollo tiene que estar en armonía con todo el mundo que nos rodea y con todo el universo».

Los materiales sensoriales están agrupados por cada sentido.
El gusto y el olfatoLas plantas y los perfumes proporcionan la gama de los olores. Aquí el material está constituido naturalmente por productos culinarios, con el complemento de una serie de botes con sustancias olorosas, otra serie idéntica ha de ser clasificada por comparación, de manera que se pueda asegurar el reconocimiento exacto de los olores.
El tacto. Tiene en cuenta el material Montessori el sentido táctil, en todas sus formas (tablillas y rugosidades), así como el sentido térmico (botellas con agua a diferentes temperaturas), la percepción de las formas, etc.
La vista. Percepción diferencial de las dimensiones, colores, volúmenes y formas.
El oído. Discernimiento de los sonidos con cajas metálicas, campanillas, silbatos y xilófonos.

Cilindros sensoriales: En estos cilindros podemos introducir cualquier material que se nos ocurra (arroz, garbanzos, arena...) para que los peques discriminen entre sonidos diferentes.


Sonajeros sensoriales: Caja de madera muy resistente con cubos de distintas formas con materiales diversos para discriminar sonidos.


Cubo clasificador de madera: Ayuda a la psicomotricidad fina (introducir en el hueco adecuado) y a la percepción visual (colores, formas).

Casa de cerraduras: Trabaja la psicomotricidad fina.


Papel de lija con letras diferenciadas en vocales, consonantes, letras ligadas, etc.



Figuras geométricas de madera: Este juego es muy divertido y entretenido para los peques.



Tablero para primeros trazos: Cuando un niño comienza a realizar sus primeros trazos, sería ideal facilitarle unas plantillas


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada